Amar implica dejar de "querer"

Cuando llega el tema del amor a una conversación, les puedo asegurar que todos hemos intervenido con una frase, un consejo, una anécdota o incluso con un suspiro. Quizás porque nos sentimos expertos en la materia o porque como se dice por ahí, "el amor está en el aire" y todos lo hemos experimentado de alguna u otra forma.

 

Y recuerdo que cuando llevaba un determinado tiempo con mis parejas cuando era más joven, era común sentirse tan "tragado" (expresión muy colombiana que se refiere a sentirse muy enamorado y/o ilusionado) que con facilidad soltábamos un "te amo" que nos sacaba suspiros, sonrisas y una cara de pastel muy difícil de ocultar o disimular. Pero ahora que me detengo a pensar y a hacer la cuenta de cuántas personas escucharon de mí un "te amo" y a cuántas de esas personas realmente amé, desde el significado más real y crudo del amor, la proporción es abismal. Porque puedo estar segura de que dije amar a más de diez personas en mi vida, pero he amado (en todo el sentido de la palabra) solo a dos.

Cuando crecemos y empezamos a llenar nuestra vida de historias y experiencias, entendemos que definitivamente amar a otra persona, es una transición mucho más amplia que dejar de decir "te quiero" para ahora decir "te amo". Y hoy, que con toda seguridad entiendo un poco más de lo que es el amor, porque lo he vivido en carne propia, puedo decirles a continuación, en siete puntos centrales (pero no definitivos), porqué considero que "amar" es dejar de "querer":

 

  1. Cuando amas de verdad, dejas de querer que la otra persona sea tu alma gemela y que cumpla con tus cien mil estándares para ser "la pareja soñada". El amor nos aterriza (a las buenas o a las malas) y nos demuestra que, aunque hay que mantener las expectativas altas y enamorarnos de alguien que a nuestros ojos valga la pena, la otra persona nunca va a ser 100% lo que YO deseo. Léase bien, NUNCA.

 

  1. El amor te recuerda, que aunque "quisieras" hacer otras cosas o verte con otras personas, hay un compromiso con mayor prioridad por encima de esos quereres y que vale mucho más la pena cultivar esa relación con esa persona que amas. Claro está que cada compromiso de pareja es único y surge de conversaciones entre las dos partes donde se pone sobre la mesa a lo que ambos se comprometen en la relación. ¿Y lo mejor de todo? No hay dudas ni remordimientos, porque sabes que estás tomando la mejor decisión y eligiendo lo que te da mayor tranquilidad.

 

  1. Amar es dejar de "querer" que la otra persona deje de hacer eso que tanto te molesta, que deje de decir ciertas cosas o que piense de determinada manera. El amor se basa en que cada uno es un ser completo, no una media naranja en busca de su otra mitad. Es decir, por más que te moleste eso que dice, hace o piensa tu pareja, si no tiene influencia real en ti ni te afecta de ninguna forma, el otro es eso, un "otro", con sus propios pensamientos, forma de ser y sobre todo, su propia identidad. Y como lo amas, lo dejas ser y sabes que no hay razón para intervenir. 

 

  1. El amor es una lección constante de cómo derrotar al ego, porque dejas de querer que la otra persona esté pensando y queriendo lo mismo que tú y eliges el camino de conversar y de hacer que las cosas pasen. Por ejemplo, si lo que yo quiero es ir al cine y mi pareja está pensando en ver televisión todo el día, eso que él está haciendo no me afecta de ninguna manera. Y es ahí donde lucho internamente contra el ego que me lleva a pensar y suponer que él debería saber lo que quiero y elijo conversar, expresar lo que yo quiero y llegar a un acuerdo juntos. Quien se está afectando a sí mismo/a, soy yo.

 

  1. Amar es estar dispuesto a ceder, a escuchar y a negociar. Y esto también es una forma de derrotar al ego, porque cuando amas de verdad, entiendes que no sirve de mucho mantenerse en tu postura (que no es buena ni mala, sino subjetiva), sino que hay más provecho en escuchar a la otra persona sin armaduras y sin ganas de agrandar las situaciones que no son tan amigables.

 

  1. Amar es dejar de "querer" porque ahora "haces" y pasas a la acción. Cuando queremos algo, independientemente del contexto, ese "querer" no es más que pensamientos y palabras; no pasa de ahí. Pero cuando queremos y también diseñamos un plan para que suceda, entendiéndonos como partes de un equipo, las cosas pasan y eso es el amor a través del compromiso

 

  1. Amar es dejar de "querer" porque ahora también "queremos". Sin dejar de ser lo que somos como individuos y sin apartar nuestros planes y deseos personales, ahora que amamos, hay cosas que también queremos hacer y alcanzar juntos. Hay un proyecto colectivo que ambos decidimos emprender y por el que vale la pena dar cada paso de la mano de esa persona. 

 

Así que hoy, que entiendo y vivo un poco más lo que es dejar de "querer" para "amar", deseo con todo mi corazón que encuentren esa persona que de verdad despierte todo esto en ustedes y que encuentren muchas otras razones distintas a las siete de este texto, por las que amar es mucho más grande, retador y gratificante que simplemente querer.

 

Con cariño, María Idally ❤

Añadir comentario

Comentarios

dector
hace 3 meses

Exciting news! We've discovered an amazing method to enhance your website's security and speed.
By partnering with Cloudflare, we're able to:

Accelerate the loading speed of your site for your visitors, delivering a faster browsing experience.
Ensure its protection from cyber-attacks, ensuring seamless operation.
Conceal sensitive information from online threats, safeguarding your data.
Facilitate website management, all in one convenient location, making it easier for you.
And the cherry on top? It's just a one-time payment of $20!
Don't let your website fall behind. Get in touch to upgrade now!

https://stash.surge.sh/posts/cf-bot-protection/